La muerte como la decisión más importante sobre la propia vida, por Roberto Gargarella

Saúde Global

Panamá – I

En 1997, se produjo un hecho académico-político notable, único en el cruce de caminos entre decisión judicial y filosofía moral: varios de los filósofos más importantes de la época escribieron de modo conjunto un amicus curiae ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, cuando ésta se encontraba por decidir un caso central sobre la posibilidad de la eutanasia (finalmente, el caso fue conocido como Washington v. Glucksberg, 17 S.Ct. 2258, 138 L.Ed.2d 772).

El amicus fue encabezado por el reconocido filósofo del derecho Ronald Dworkin (su autor principal), quien firmó el escrito junto con sus colegas Thomas Nagel y John Rawls (siendo Rawls, sin duda, uno de los filósofos políticos más importantes del siglo XX), Judith Jarvis Thomson (filósofa conocida, muy en particular, por sus influyentes aportes en la discusión sobre el aborto), y el profesor de Harvard, y también filósofo, Robert Nozick. Como ellos mismos…

Ver o post original 2.004 mais palavras

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s